Milagro Haack

Milagro Haack
Foto de Catherine Haack

jueves, 1 de marzo de 2018

Momento Oportuno





Momento oportuno 


Una línea, se escucha. Un rostro expresa el paso de un día noche, celebrando el llanto que se desprende, se expande, desde su hombro hasta su mano, mientras la otra mueve otras líneas, sin mirar el fondo acompañándolo. Se olvida la vida, se teje el lloro por la butaca, subiendo el bronce, incrustado alrededor de la rosa, despertando el encuentro, el paseo solista cerrando la reja, encantando el monte, cruzando la quebrada, volteando la ojeada del recorrido tan remoto en un olvido instante. Suena, sigue, despuntando, elevándose, cayéndose, levantándose, con el desgarro humano, sin separaciones entre sus manos.

Volvemos, sin una guayaba, o un mango. Las manos están colmadas de soplos, sin probar alimento. La boca está seca, los latidos del corazón salen por la misma. Quién se ha quedado allá, quién que no recuerdo. No puedo, dejar de ir, cruzar el infinito, buscando el susurro, su único solo. Siempre se queda, atrás del quejido de la reja de una plaza que alguna vez visitamos.

Tres movimientos, tres alturas, tres de tantos tres dejados por las voces nutriendo el nudo, junto la puerta agrietando el encierro. Todo, todo puede ser interpretado, puedo ir, ver crecer el bejuco, con el acústico largo del bambú; sin embargo, nunca seré, siempre será el lugar de la zampoña, bajando del tren, o del barco dentro del lago.

- Sé
buena fe
        interno está la brasa
 esperando
                    tu soplo. - 


Escuchaste, lo escuchaste, saliendo, volviendo a la ventana, escapándose una y otra vez, como la vida. No reposa, el vuelo, estamos juntos, jamás, se va, deja su alma dentro de los nervios, trepando con el aliento, convirtiéndose en un coágulo sanguíneo, enorme que paraliza el corazón, mientras, busca la salida perfecta, por el final del racimo de mamones, o de las ciruelas de huesito, a punto de hacer contacto con el vacío. Mucho, se puede sentir, rozando con las manos las hojas del monte, contra el viento, agarrando el rostro completo, cuando da esa vuelta iniciando el regreso.  Se queda allí, olvidado el otro lado: espacio cambiante, mutante, sin importarle el sustituto imago del cual sangra toda dolencia, callando el imposible un minuto de silencio.

Dónde está el inicio. La vida nos corta lentamente cada arbusto, mirándose detrás de cualquier eco, seduciendo el apetito por temblar, manosear, ventear, saborear los ojos, que, contemplando, todo, fecundan la sola línea cruzando la mano de este escaso más acá, tácito del asombro.

-Vaciando    universo 
                    regresa un pájaro

                                                regresa

Todo se puede, todo escapa quedándose desnudo en el mismo lugar, para volver a ser trajeado, como si el tiempo perdiese su legítimo encanto. 

                    Supurando
un mágico cambiar
                                                útero. - 


Milagro Haack
De recados menores 



miércoles, 13 de abril de 2016

Soy uno más destinado para el Rodeo




Gano jaula
liberando el futuro día

Soy inmortal cautivo por una pared
por nuestro inédito encuentro
Soy el reciente cerrojo del taburete cacique
viviendo en denuesto por consecuencia y acuerdos
el cacareo sectario………...hoy
Soy el claro crepúsculo de generaciones venideras
nunca miró hacia un atrás
Soy la sangre que se derramará del un milagro
abriendo todos los siglos

Gano jaula
liberando el futuro día

Soy en ángelus
sacudiendo sin miedo al pueblo
que encarno por libre nazco
Soy uno más destinado para el Rodeo
masticando mares con tendencia apuntando hermanos
burla del reino por quijote raza
para enfrentar esta cerrazón que falsea
legítimo molino hacia el viento

Soy la vida que arrastra las calles
sólo con mi voz que visible clama independencia en muro conservo
junto a la igual fibra de cuantiosos pozos que escoltan otro
……….Gano jaula


………………………….Liberando el futuro día



Milagro Haack
Textos libres.


martes, 14 de mayo de 2013

X....



                                      De: Lo blanco del ojo se vuelve instante. Inédito